Esto es decir haciendo

Compromiso con el reciclaje y una alternativa real al plástico

Consum ha eliminado 1.590 toneladas de plástico en 2020, gracias a diversas medidas comprendidas en su Plan de Reducción de Envases y Embalajes. Además, la Cooperativa ha renovado el sello “Reduzco” del Ministerio para la Transición Ecológica por la reducción acumulada del 86,6% de su Huella de Carbono

Entre estas medidas se encuentran la reducción del gramaje de sus envases de marca propia, así como la sustitución de plásticos de un solo uso, por otros materiales reciclados o compostables. Consum también ha cambiado sus cestas de la compra, por otras elaboradas con plásticos reciclados provenientes de los océanos.

Bolsas compostables

En 2020 Consum ha introducido en todos sus supermercados bolsas porta-compra con más del 70% de material reciclado. Además, ha sustituido las bolsas de plástico de las secciones de frescos por otras fabricadas con materiales compostables. Estas iniciativas le han permitido reducir 1.293 toneladas de plástico virgen.

Ecodiseño

La Cooperativa también ha apostado por el ecodiseño en los envases de su marca propia, con los que ha logrado reducir su cantidad de plástico y materiales vírgenes. Concretamente, en 2020 se ha logrado reducir cerca de 300 toneladas de plástico virgen en los envases de marca Consum.

Entre los productos que más han disminuido la cantidad de este material se encuentran los zumos refrigerados marca Consum, con una reducción de 27,6 toneladas de plástico, así como la nueva gama de lavavajillas, en formato bolsa con dosificador (doypack) que ahorra un 70% de plástico respecto a una botella convencional. Además, la botella de leche solar Kyrey ha sido ecodiseñada para incluir materiales 100% reciclados y reciclables.

Actualmente, el 11% de los plásticos de marca propia ya son de origen reciclado o elaborados con bioplásticos. A diferencia del plástico virgen, el plástico reciclado proviene de materiales usados, dándoles así una nueva vida en línea con los principios de la economía circular. Por su parte, el bioplástico proviene de fuentes renovables naturales.

Consum también está revisando sus materiales de comunicación para hacerlos más sostenibles. De hecho, en 2020 se ha sustituido el plástico del envoltorio de los cheques regalo y de la revista Entrenosotros que se envía a los socios-clientes, por papel FSC certificado de bosques sostenibles.

Cestas elaboradas con residuos marinos

Otra de las medidas que hemos aplicado desde abril de 2019 para reducir y sustituir los plásticos mono uso en nuestra marca propia ha sido la eliminación progresiva de vasos, platos, cubiertos y pajitas de plástico de un solo uso y la sustitución por otros compostables, biodegradables y/o reutilizables, dos años antes de lo que exige la normativa. Esto supone que Consum deja de poner en el mercado unas 350 toneladas de plástico al año. También la sustitución de las botellas de plástico para las máquinas de zumo de naranja fresco por otras de PET reciclado, lo que supone un ahorro de 337 toneladas de plástico al año.

Sustitución bolsa de rafia

Consum también ha apostado por reducir la contaminación de los mares y océanos a través de sus cestas de compra. La Cooperativa ha sustituido sus cestas de la compra, por otras fabricadas a partir de redes y cuerdas de pesca de polipropileno encontradas en los océanos. Estas cestas cuentan con un 25% de material reciclado de residuos marinos.

De esta manera, la Cooperativa colabora para reducir la basura marina, frenar el ciclo de pesca fantasma y evitar la intoxicación y muerte de miles de animales marinos. También reducen un 20% la huella de carbono respecto a una cesta de plástico convencional.

Sello reduzco

Dentro de esta estrategia de reducción del impacto ambiental, Consum ha renovado en 2020 el sello ‘Reduzco’ del Ministerio para la Transición Ecológica (MITERD) por la disminución acumulada total de un 86,6% de su huella de carbono desde 2015, año base para su cálculo. La Cooperativa fue la primera empresa de la distribución alimentaria de España en conseguir dicho distintivo, que acredita su sostenibilidad ambiental, y que se suma al sello ‘Calculo’ que Consum ya tiene desde hace cinco años.

Es nuestra manera de trabajar por un modelo de empresa sostenible, centrado en las personas.
Es demostrar con hechos lo que tantas veces se queda solo en palabras